El descafeinado – Un placer de café

Desde hace muchos años, el poder de poder eliminar la cafeína de los granos del café ha sido un gran reto, al fin conseguido. El café es una bebida consumida en todo el mundo, pero la cafeína es un estimulante del sistema nervioso que puede producir algunos efectos secundarios a cierto tipo de personas, sobre todo si se toma en exceso.

Por tanto y debido a que existen muchas personas con problemas para conciliar el sueño, ansiedad…, y algunas otras dolencias relacionadas, la demanda de café descafeinado es bastante cada vez mayor y  va en aumento cada día.

Existen diferentes métodos para desprender la cafeína del café, pero en la mayoría se utilizan los granos verdes, ya  que es la forma más eficaz para que permanezcan los sabores y aromas originales cuando se tueste el café.-

Primeramente se humedecen los granos para abrir sus poros y facilitar así la salida de la cafeína, añadiéndole un agente extractante que elimina la cafeína del grano.

Posteriormente, el grano ha de lavarse en condiciones para eliminar restos de cafeína y agente extractante, y finalmente se deja secar para ya poder tostarlo.

La cafeína que se extrae, es utilizada por las industrias químicas, farmacéuticas y alimentarías.-

La legislación marca el contenido en cafeína de un café descafeinado como menor del 0.1%. También define la ley los volúmenes de residuos de disolvente permitidos.